Cartas a mi hijo de 2 años (Día de los Santos)

DIOS NOS HACE POSIBLES

Tarde-Noche 31 de Octubre de 2020

Querido Hijo:

He visto a Dios reflejarse en los imposibles más grandes y hacerlos posibles, por ello Creo. Amo a un Dios invisible que se hace rostro en tanto mirar que pone luz cuando mis cristalinos se apagan. Creo en un Dios que se hace Cruz cuando la mía es demasiado pesada y pone manos humanas donde había nada. Cuando tus ganas quieren descansar, Dios toma el relevo.

Mi Dios, hijo, no es secreto ni oculto… vive en “Su Casita”, recuerda cuando tus ojos se llenan señalando el Sagrario y dices: “La Casita del Señor”. Pues en ese mismo instante Lo veo yo, en ese momento siento a mi mano arder, arder de amor…. pues tu corazón se hace Sagrario para acogerlo, para llenarte, para llenarme a mí.

Qué bonito ese otro lugar donde es posible quitar la pila al reloj y usar la batería del sol.
Qué bonito ese otro lugar donde no se consume tiempo, se crea….se vive. Qué bonito ese otro lugar donde el Silencio toma la voz. Qué bonito cuando tú y yo entramos en Oración con los ojos, con las manos, con los pies… con el alma.

Cuando me quito la coleta y me pinto los ojos, te enfadas y me dices: “Quitátela, no te pintes” y cuando vuelvo al moñete y la cara lavada, añades: “Esta sí es mi mamá”. Hoy has visto muchos disfraces pero sabes, hijo, el mejor disfraz es vestirse de uno mismo. Es despojarse de todo, renunciar sin renunciar a ser lo que uno es.

Te he dicho: “Vamos a celebrar la Fiesta de la Luz”. Y en tu plegaria le has dicho al Señor: “Haz magia, qué mantengas la Luz”.

TE QUIERE SIEMPRE, TU MAMI MILY

1 de Noviembre de 2020

Querido hijo:

Me he apresurado a bajar las escaleras y el cirio sigue encendido, la Llama de Dios no se apaga. Llegó el día de Fiesta, “El día de todos los Santos”

Ayer mientras encendíamos la vela yo te decía habla, habla con el Señor. Te acercaste con rapidez y le suplicaste como solo sabe pedir un niño, rendido ante el Amor: “Qué se vaya el bichito para que puedan venir mis primos” La noche anterior, te dormías con pucheritos: “Me he puesto muy triste al acordarme de Alicia” y dos días antes le dabas gracias mientras agitabas tu pequeña mano despidiendo el coche de mis padres: “Me ha gustado mucho ver a mis abuelos, qué todos los días puedan venir”. Pues mi vida, eso celebramos hoy, el día de todos los que decidieron seguir el camino de la Cruz, de la Luz, del Amor, de Dios.

¿Qué es ser Santo? Es ser tú…. sí, es hacerse niño todos los días, para tener la capacidad de ver más allá del limitado sentido de la vista. Tener alma inocente y virginal, sueños y locura, locura de Amor… es enamorarse segundo a segundo de Cristo.

Y sabes algo, todos ellos, todos los Santos, todas las personas de bondad infinita… nos abren el camino de la Esperanza, el sendero de Los Posibles… Ellos son Luz perpetua, no se apagan nunca y es tanto lo que dan, que alumbran hasta la oscuridad más oscura. Nosotros no vestimos de negro el 1 de Noviembre porque hemos sido bendecidos con la Magia del Cielo en la Tierra.

Vamos, mi niño, que tenemos que ir alrededor de la Vela a hablar un ratito con ellos para que nos llenen este día y los siguientes… acércate, que voy a decirte un secreto: “El bichito se está empezando a cansar… sigue rezando amor, que tu inmaculado corazón lo está agotando, ya veo el coche de los abuelos regresar, oigo las risas de los primos…” “Mira al Cielo, que los bisabuelos están cerquita de Dios cuidándonos”

TE QUIERE SIEMPRE, TU MAMI MILY

Mª MILAGROS TITOS PADILLA
CARTAS A MI HIJO DE DOS AÑOS

Los comentarios están cerrados.