Santa Casilda de Toledo

Santa Casilda Virgen (S. XI) Documentos del Siglo XV, recogen esta tradición, de que cerca de Burgos, vivió esta santa ermitaña, que aunque nacida en la religión mahometana, ayudó con misericordia a los cristianos detenidos en la cárcel, curada milagrosamente de una grave enfermedad se convirtió a la fe cristiana viviendo como eremita. Continuar leyendo >

San Dionisio de Corinto

San Dionisio Obispo de Corinto en Grecia (S. II). Dotado de admirable conocimiento de la palabra de Dios, no solo enseñó con la predicación a los fieles de su ciudad, sino también a los obispos de otras ciudades y provincias mediante sus cartas. La Iglesia griega lo considera como mártir aunque los datos que conocemos nada dicen de su martirio. Continuar leyendo >

San Pablo Lè Bao Tinh

En Tonkin, actual Vietnam, San Pablo Lè Bao Tinh (S. XVIII) presbítero y mártir, estuvo largo tiempo en la cárcel antes de ser sacerdote, ordenado sacerdote, dirigió el Seminario, escribió un libro de homilías y un compendio de doctrina cristiana. Finalmente encarcelado de nuevo, en tiempos del emperador Tu Duc fue condenado a la decapitación. Continuar leyendo >

San Vicente Ferrer

San Vicente Ferrer, de origen español, dominico, que recorrió incansablemente ciudades y camino de Occidente en favor de la paz y la unidad de la Iglesia, predicando a innumerables pueblos el Evangelio de la penitencia y la venida del Señor, hasta que en Vannes en Francia, entregó su espíritu a Dios en 1419. Continuar leyendo >

San Ricardo Wyche

San Ricardo Wyche, Obispo de Rochester, (S. XIII) su designación para tal cargo fue conflictiva, siendo desterrado por el Rey Enrique III, restituido después a su sede a instancias del Papa Inocencio IV, ser mostró siempre como un obispo lleno de celo en su predicación constante y siempre muy generoso en ayudar a los pobres. Continuar leyendo >

San Francisco de Paula

San Francisco de Paula, fundador de los Mínimos. Mandó a sus discípulos que viviesen de limosnas, sin propiedades. Llamado a Francia por el rey Luis XI, estando enfermo el monarca, le asistió en el lecho de muerte y, célebre por la austeridad de vida, murió a su vez cerca de la ciudad de Tours, en 1507. Continuar leyendo >